INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASLe informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


La revolución silenciosa llega al vino

13/03/2020
En: levante-emv.com
Digital
Futuro Viñador forma parte de esa revolución silenciosa que está sacudiendo los cimientos del sector vinícola Un colectivo de 16 bodegas que acaban de constituirse como asociación con el fin de reivindicar su viñedo histórico, la riqueza de variedades antiguas y la diversidad de climas y paisajes Algo está cambiando en el mundo del vino en España. Durante décadas se ha incentivado la producción a gran escala, restando visibilidad a la singularidad de muchos de nuestros viñedos y apostando por maximizar la productividad por encima de la calidad; pero desde hace ya algunos años una nueva generación de viticultores y bodegueros han dado un paso al frente para exigirse mayor compromiso con el entorno, replanteando sus explotaciones agrarias para adaptarse a una viticultura familiar a escala humana y preservando la tipicidad y diversidad de los viñedos españoles para hacer vinos fieles a su origen. Estos días ha comenzado a dar sus primeros pasos «Futuro Viñador» una asociación fundada por 16 bodegas: las riojanas Artuke, Ostatu, Compañía de Vinos Telmo Rodríguez y Remelluri; las gallegas Zárate, Algueira y Guimaro; Dominio del Águila (Ribera del Duero) Raventós i Blanc (Cataluña), Suertes del Marqués (Canarias), Dominio del Bendito (Toro), Casa Castillo (Jumilla), Ponce (Manchuela), 4 Kilos (Baleares), la navarra Domaines Lupier y la valenciana Celler del Roure. El colectivo está presidido por Eulogio Pomares (Zárate) y ya han programado sus primeras actividades (la participación en el salón Viñateros de Londres donde han defendido su manera de entender el mundo del vino; y un taller de construcción y reparación de muros de piedra seca que se va a celebrar a finales de marzo en Ribeira Sacra). Pablo Calatayud, de Celler del Roure, es uno de los miembros del colectivo. El enólogo entiende que se ha emprendido un camino que ya «no tiene retorno. Hemos de autoexigirnos mayor compromiso para poner en valor nuestro patrimonio vinícola en base a los parajes más excepcionales y elaborar vinos lo más naturales posibles que reflejen la esencia del paisaje donde nacen». Para Calatayud, Futuro Viñador resume los valores que bodegas como la suya han defendido, hasta ahora, de manera individualizada, para garantizar la supervivencia de los zonas rurales y darle un futuro mejor a las siguientes generaciones. No buscan ser un ejemplo, pero sí un estímulo para que más viñadores se sumen a esta revolución silenciosa del vino.
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.