INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASTe informamos que en el transcurso de tu navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias (ficheros de datos anónimos) y de terceros, las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. Puedes obtener más información, conocer cómo cambiar la configuración y/o revocar tu consentimiento previo al empleo de cookies, en nuestra sección Política de cookiesPolítica de cookies


Malas hierbas problemáticas en viñedos con cubiertas vegetales

03/04/2018
En: agronegocios.es
Digital
En el presente artículo se analizan los rasgos biológicos, estrategia de supervivencia y manejo integrado de las cuatro principales malas hierbas que suelen presentarse en viñedos y que muestran serias dificultades de control, tanto en la cubierta como bajo la línea del cultivo: Aster squamatus, Conyza bonariensis, Cynodon dactylon y Kochia scoparia. Jordi Recasens1, Francisco Valencia1, José M. Montull1, Andreu Taberner1,2. 1Grupo de Malherbología y Ecología Vegetal. Agrotecnio. ETSEA. Universitat de Lleida. 2Servicio Sanidad Vegetal. Generalitat de Cataluña. El manejo del suelo de la viña ha evolucionado históricamente en función de la disponibilidad, tanto de maquinaria y fitosanitarios, como del conocimiento sobre las especies de malas hierbas que han ido apareciendo en este cultivo a lo largo de los años. De manera general, el control de malas hierbas en viña se realiza mediante labores del suelo y se puede complementar con aplicaciones herbicidas bajo las cepas. No obstante, en algunos viñedos, la implementación de una cubierta vegetal ha ido tomando cada vez más protagonismo. Los beneficios de mantener una cubierta vegetal tanto en la calle de la viña como en la línea de cultivo, son de diferente índole: protege el suelo de la erosión además de mejorar su estructura, reduce la suela de labor, aumenta el contenido de materia orgánica, la biomasa y actividad microbiana del suelo y mejora la infiltración del agua de lluvia incrementando, a su vez, la capacidad de retención de agua (Ibáñez, 2015). Respecto al cultivo, la cubierta vegetal permite controlar el vigor y el rendimiento y mejorar el microclima de los racimos, lo que se traduce en una mejor calidad de la uva. Otro de los aspectos a resaltar de la cubierta vegetal es su presión sobre las especies de malas hierbas que pueden aparecer, llegando a ser una herramienta útil en el control de algunas de ellas en función del manejo y de las especies que forman la cubierta. La implantación y gestión de la cubierta, y el tipo de cubierta elegida, afecta a todas las especies que conforman la misma, favoreciendo o mermando la presencia de unas y otras. Precisamente la proliferación de algunas especies de malas hierbas problemáticas plantea serias dificultades al manejo de la cubierta. El manejo estará en función de la temporalidad (permanente o temporal) y tipología de la cubierta (natural o dirigida) junto a su integración con métodos de control mecánicos (picadoras, intercepas) o químicos (herbicidas). Si bien la presencia de malas hierbas en la calle suele ser menos problemática, cuando se da bajo la línea del cultivo, se genera una situación nada deseada y a menudo muy compleja de gestionar, dada su competencia por luz, agua y nutrientes. En estas situaciones el control de malas hierbas depende del tipo de viñedo. En campos convencionales el control de malas hierbas bajo las cepas suele realizarse mediante la aplicación de herbicidas, mientras que en viñedos ecológicos, el pase de intercepas entre otros métodos suele ser el más frecuente. En el presente artículo se analizan cuatro de las principales malas hierbas que suelen presentarse en viñedos y que muestran serias dificultades de control, tanto en la cubierta como bajo la línea del cultivo: Aster squamatus, Conyza bonariensis, Cynodon dactylon y Kochia scparia.
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.