INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASTe informamos que en el transcurso de tu navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias (ficheros de datos anónimos) y de terceros, las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. Puedes obtener más información, conocer cómo cambiar la configuración y/o revocar tu consentimiento previo al empleo de cookies, en nuestra sección Política de cookiesPolítica de cookies


APC cumple 40 años mejorando el bienestar de los animales con ingredientes funcionales sostenibles

16/02/2022
En: eleconomista.es
Digital
Pioneros en el desarrollo de equipos de extracción de sangre higiénica, fraccionamiento de la sangre de origen animal y el desarrollo de aplicaciones, APC actualmente tiene presencia mundial en la Península Ibérica, en Europa, en Asia y en las Américas , contribuyendo ampliamente a una economía 100% circular , poniendo a la disposición del mercado una herramienta segura y confiable como son las proteínas funcionales, hoy en día tan necesarias en el panorama del bienestar animal y la reducción del uso de antibióticos. Repasando su historia, los inicios de la compañía en España se remontan al año 1982, cuando Mercasa (Empresa Nacional de Mercados Centrales S, A) fundó Aprocat, junto a algunos mataderos locales con el objetivo principal de la revalorización de un residuo como era la sangre y el desarrollo de productos de valor añadido tanto para la nutrición humana como animal; y al mismo tiempo reducir el impacto medioambiental que había provocado su vertido hasta ese momento. Aprocat desarrolló un fuerte compromiso ya entonces, con sus mataderos proveedores de sangre, garantizando a lo largo de estos 40 años un servicio de recogida continuado, incluso en ocasiones sin tener asegurada la venta del producto final. Pero los inicios no fueron fáciles, y a principios de los 90, Aprocat atravesó serias dificultades económicas como consecuencia de las altas inversiones efectuadas para la producción de fracciones proteicas de la sangre y por la situación propia del mercado. Con el fin de mantener su actividad comercial y su labor de gestión de los residuos cárnicos, la Generalitat de Catalunya mostró su interés en apoyar a una compañía puntera en aspectos tecnológicos y capaz de valorizar la materia prima, entrando en su capital a través de la Junta de Residuos para posteriormente proceder a su saneamiento financiero y ponerla a la venta. Fue en el año 1997 cuando el grupo LGI, al cual pertenece APC, adquirió el 100% de la propiedad . Evolución en la gama de productos A lo largo de los años APC ha experimentado una notable evolución en su gama de productos. Inicialmente solo se obtenía harina de sangre, un producto poco reconocido por su valor nutricional en la alimentación animal; pero gracias a las mejoras tecnológicas implantadas en los procesos de producción se acabó convirtiendo en una excelente proteína de elevado valor energético. Desde entonces y hasta la fecha se han desarrollado y comercializado fracciones de la sangre de mayor valor añadido como son el plasma, los glóbulos rojos atomizados y las proteínas hidrolizadas, utilizando la tecnología de extracción de sangre que APC desarrolló e implantó . "Fruto de la intensa labor de APC, los hemoderivados de porcino fueron las primeras proteínas aprobadas por la Unión Europea para uso en alimentación animal tras la prohibición a consecuencia de las Vacas Locas" Un nuevo momento crítico tuvo lugar en el año 2000 con la irrupción de la enfermedad de encefalopatía espongiforme bovina o BSE (Vacas Locas) en España. Con la prohibición de la mayoría de las aplicaciones de hemoderivados, la sangre pasó a ser un residuo sin mercado de uso, ya que se debía destruir buena parte del producto final que no tenía ninguna aplicación legal. Este hecho empujó a APC a liderar el sector a nivel europeo aportando numerosos estudios de bioseguridad , que finalmente dieron como fruto la aprobación de los hemoderivados en piscifactorías, cerdos y posteriormente en pollos. "Se ha de remarcar que fruto de la intensa labor de APC, los hemoderivados de porcino fueron las primeras proteínas aprobadas por la Unión Europea para uso en alimentación animal tras la prohibición a consecuencia de la BSE", subraya Javier Polo, vicepresidente Global de I+D en APC. Conocedores de la sólida base que aporta la I+D, APC siempre ha invertido de forma consciente para encontrar nuevos usos y aplicaciones a sus hemoderivados. Resultado de este fuerte compromiso son las más de 600 publicaciones científicas propias que respaldan la producción, aplicación, revalorización y seguridad de sus hemoderivados, además de las más de 15 patentes internacionales que demuestran la actividad innovadora de la empresa. Toda esta trayectoria ha convertido a APC en la empresa de vanguardia en el sector.
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.