INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASTe informamos que en el transcurso de tu navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias (ficheros de datos anónimos) y de terceros, las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. Puedes obtener más información, conocer cómo cambiar la configuración y/o revocar tu consentimiento previo al empleo de cookies, en nuestra sección Política de cookiesPolítica de cookies


La futura Ley de Bienestar Animal equipara a los perros de caza, pastoreo y ganadería con los animales domésticos | Medio Ambiente

31/03/2022
En: elmundo.es
Digital
CIENCIA Y SALUD Medio Ambiente La futura Ley de Bienestar Animal equipara a los perros de caza, pastoreo y ganadería con los animales domésticos DAVID VIGARIO Comentar Sus dueños tendrán que registrarse como criadores, también en el caso de querer cruzarlos. Dos cazadores con un grupo de perros por el campo durante la pasada campaña de la media veda ICAL La nueva Ley de Bienestar Animal que impulsa el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 continúa su recorrido administrativo antes de que llegue al Congreso para ser debatida y, en su caso, votada a favor para su puesta en vigor. Tras ser aprobado el anteproyecto en el Consejo de Ministros del pasado 18 de febrero, este martes pasó uno de los trámites más importantes, el fin del periodo de presentación de alegaciones de los distintos organismos y asociaciones que se consideran afectadas, en este caso tanto la Real Federación Española de Caza (RFEC) y la Oficina Nacional de la Caza (ONC) , entidades a las que se ha unido también la Fundación Artemisan, que ha registrado un documento de 14 páginas. También, entre otras, la Asociación de Rehalas Regionales Caza y Libertad (ARRECAL) junto miles de cazadores, a los que la RFEC -que ha se ha opuesto con la elaboración de un texto de 60 páginas- les ha facilitado el documento inicial de dichas alegaciones. La nueva reglamentación, si sale adelante, incluye que los perros de caza y los que se dedican al pastoreo y la ganadería sean tratados de la misma manera como si fueran animales domésticos, por lo que sus dueños tendrán que registrarse como criadores, también en el caso de querer cruzarlos. Al menos esa es la intención que se recoge en el anteproyecto que liderada el departamento de la ministra Ione Belarra -secretaria general de Podemos-, a pesar de que el Ministerio de Agricultura había planteado como alternativa promover la redacción de una normativa propia para los perros de caza y las rehalas, adaptada a las circunstancias propias de esta actividades con el fin de fomentar "una actividad cinegética sostenible". Por el momento, el ministro socialista Luis Planas no lo ha conseguido. A comienzos de esta semana, los dirigentes de la RFEC y la ONC se reunieron con miembros de la Ejecutiva del Partido Socialista (PSOE), que se "comprometieron", según los representantes de los cazadores, a excluir a los animales auxiliares de la caza de dicho Anteproyecto de ley. Es decir, perros, aves de reclamo, aves de cetrería y hurones no estarían catalogados así, según consideran los socialistas, aunque ahora tendrán que debatirlo, e imponerse si es el caso, con sus compañeros de Gobierno... El PSOE también se ha comprometido a constituir una mesa de trabajo para abordar otros temas de especial interés que afectan al sector cinegético con la futura normativa, como las capturas por silvestrismo. "La manifestación del 20 de marzo en Madrid del mundo rural ha supuesto un punto de inflexión", advierte Manuel Gallardo, presidente de la RFEC, quien subraya que el 80% de los que acudieron a la cita procedían del colectivo de cazadores. "Y ese mensaje ha llegado de forma nítida, tanto a nivel político como a nivel social", apunta Gallardo, quien considera que esta normativa que se quiere implantar "no es del PSOE" si no que lleva la firma de Podemos, partido al que acusa de redactar unos textos que derivarán en un "clara inseguridad jurídica" propiciada por "el desconocimiento del mundo rural y desde el más puro sectarismo ideológico para implantar un nuevo modelo social al que nos oponemos frontalmente". Según se recoge en el anteproyecto, "las circunstancias actuales de integración de los animales en la sociedad y la heterogénea normativa autonómica sobre protección y bienestar de los animales de compañía silvestres en cautividad establecen la necesidad de una normativa básica para todo el territorio nacional en materia de protección y bienestar animal". Y también se añade en el texto que se establecerán "algunas medidas fundamentales, como el control y registro de la cría y venta de animales de compañía mediante criterios orientados a evitar la sobreexplotación, la cría y venta incontrolada y fomentar la educación y formación de la sociedad para evitar la proliferación de abandonos". La propia ministra, en declaraciones a TVE nada más aprobarse en el Consejo de Ministros el pistoletazo de salida a la elaboración de la nueva normativa, señaló que cualquiera que trate bien a los animales "puede estar tranquilo", incluido los cazadores que traten bien a los perros: "Todo el mundo sabe que los perros son perros, independientemente a qué se dediquen; necesitamos que todos los animales de este país gocen de la misma protección, independientemente de dónde vivan o a qué se dediquen", subrayó. Por el contrario, para Manuel Gallardo, se trataría de obligar a las personas a establecer una relación con los animales "exclusivamente afectiva" desdeñando la "utilidad" de los mismos para sólo apostar por "una ideología animalista que pretende que los animales estén a la altura de los seres humanos, y una sociedad que quiere más a los animales que a las personas es una sociedad enferma", explica. Para los cazadores, no se entiende que un animal deba de ser educado exclusivamente en el respeto a otro animal: "Un galgo correrá siempre detrás de una liebre y, si no lo podemos entrenar así, la caza dejará de existir, tal y como la conocemos porque -añade- los animales de caza no son animales de compañía", esgrime. En este sentido, el presidente de la Real Federación Española de Caza considera que la nueva normativa está redacta por responsables "que no conocen cómo funciona el mundo rural" y sólo anteponen beneficios para "el mundo animalista urbano, de asfalto, que nada tiene que ver ni con la caza ni con el mundo en los pueblos". Lo destaca también el director técnico de la RFEC, Juan Herrera, quien alerta de que, en caso de aprobarse la nueva ley, se obligaría "a adiestrar a los animales a partir de los 18 meses, cuando todos los estudios, incluido el de la Escuela Especial de Caza, destacan que si no se hace entre los 8 y 14 meses ya se va mal...". Para Herrera, también es una "auténtica barbaridad" el "esterilizar" a todos los animales de compañía si el titular de los mismos no es un criador registrado oficialmente: "Los animales tienen una función vital, que es reproducirse, y si no lo hacen está demostrado que hay cambios en el carácter, de conducta..." por no hablar de los altos costes que supondría los gastos derivados de las intervenciones quirúrgicas a las que se verían obligados a someterse. Así, describe que el 90% de las razas que crían en España se han mantenido en el tiempo por personas "no profesionales", que tienen crías para regalárselas, en su caso, "a un familiar, a un amigo..." y que además "ya se encuentran registrados", porque -recuerda- es obligatorio que cada perro tenga un chip en el que se incluyen todos sus datos. Por el contrario, dicha normativa prohíbe la cría no autorizada de cualquier animal, por lo que según los cazadores pondría en peligro la conservación de razas de caza autóctonas y tradicionales. Así, en caso de aprobarse, un propietario no podrá criar cachorros de su perro, por lo que existiría un alto riesgo de "desaparición" de aquellas razas que no tengan demanda comercial como, por ejemplo, el podenco campanero. Por tanto, "sólo desde el desconocimiento profundo del mundo animal y desde la radicalidad más urbanita" -subraya- "se puede aprobar esta ley, que ni distingue entre perros que se encuentran en las montañas para defender al ganado de los lobos, de los de una rehala para cazar, de los de un hurón que se dedica, desde antes incluso de los romanos, a cazar conejos...", indica este especialista. En esta línea, las alegaciones presentadas por la RFEC al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 señalan que el texto "supondría directamente el fin de la caza tal y como la conocemos ya que afectaría directamente a todos los animales auxiliares empleados para la caza: perros, aves de reclamo, aves de cetrería, hurones...". De otro lado, se impedirá que se practiquen ciertas modalidades de caza porque estaría prohibida toda acción que pueda ocasionar la muerte de animales, es decir, no se podría cazar con perro por si sufre algún accidente, ni con aves de cetrería. En este sentido, "se pone en peligro la cetrería", que es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco ("no se podrían criar este tipo de aves"), alerta Manuel Gallardo. En otro orden de cosas, el anteproyecto impide el transporte de más de cinco perros de caza, afectan a las rehalas deportivas y a todo el transporte de perros de caza, "incluido el que puedan realizar dos amigos cualquier fin de semana que se unan para realizar esta actividad", apunta Juan Herrera, quien recuerda que si por un lado se prohíbe el silvestrismo por otro se da total libertad de movimiento y descontrol de las colonias felinas de gatos asilvestrados y errantes, "a las que se protege cuando existen estudios que apuntan que estos animales tienen un gran efecto depredador sobre millones de aves". Contra este anteproyecto se ha creado una comisión de Federaciones Deportivas de Deportes con Animales dentro de la Asociación del Deporte Español porque muchas federaciones deportivas verían peligrar su actividad, como la propia RFEC, la Federación Española de Pesca y Casting, la Federación Española Galgos, la Real Federación Hípica Española, la Real Federación Española de Tiro a Vuelo, la Real Federación Española de Colombicultura, la Real Federación Colombófila Española o la Federación Española de Actividades Subacuáticas, y cuenta con el apoyo del Comité Olímpico Español (COE). El proyecto de Ley también es rechazado por el Colegio de Veterinarios, que denuncia haber sido excluidos del proyecto y consideran una "aberración" la castración obligatoria a los animales, además de denunciar el "sesgo animalista" de la ley. También ponen en valor el papel fundamental que tienen las clínicas veterinarias "como primer escalón entre la sociedad y las autoridades para difundir los derechos de las animales y detectar posibles infracciones a la normativa que los protege", aunque esta labor no se haya tenido en cuenta en el texto del anteproyecto. La normativa también cuenta con el rechazo de la Asociación ibérica de Zoos y Acuarios, la Asociación Nacional de la Doma Vaquera, la Asociación del Sector del Animal de Compañía, Circos reunidos o la Asociación Española de la Industria y el Comercio del Sector del Animal de Compañía, entre otros: "Este Ministerio debería de retirar el texto porque ni le compete la caza ni el Bienestar Animal, que ya está regulado por las comunidades autónomas, por lo que invade competencias", destaca Manuel Gallardo, que insta a los responsables de la tramitación de la ley reunirse con los colectivos que sí tienen que ver con el sector para buscar otras alternativas. Conforme a los criterios de The Trust Project
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.