INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASLe informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Los controles a explotaciones agrarias en zonas con nitratos solo alcanzan al 9 % en 4 años

07/06/2022
En: levante-emv.com
Digital
Oferta: Suscríbete un año a Levante-EMV por 34,99 euros Los controles a explotaciones agrarias en zonas con nitratos solo alcanzan al 9 % en 4 años Cerca de 40.000 actividades agrícolas y ganaderas están ubicadas en alguno de los 297 municipios con aguas afectadas por exceso de fertilizantes La agricultura ecológica es la más sostenible y respetuosa con el medioambiente. | PERALES IBORRA Ver noticias guardadas Un informe del Ministerio para la Transición Ecológica revela que todas las explotaciones agrarias valencianas inspeccionadas en términos municipales con alta carga de nitratos cumplían con las exigencias que marca Bruselas para reducir la contaminación de las aguas. Eso sí, los controles solo se habían llevado a cabo entre 2016 y 2019 en un 9 % de las casi cuarenta mil actividades. Como publicaba Levante-EMV en su edición de este domingo, un 46,2 % de localidades valencianas están dentro de las consideradas zonas vulnerables por el exceso de fertilizantes nitrogenados. Acuíferos, barrancos y ríos acaban afectados por las malas prácticas agrarias, lo que ha derivado en infracciones señaladas de forma reiterada por Bruselas. El problema, lejos de atajarse, ha aumentado lo que ha obligado a la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica a a sumar seis nuevos consistorios hasta alcanzar ya los 297. De hecho ultima un decreto para esa ampliación tal como requieren las instancias europeas a fin de atajar el problema para el próximo reporte a la UE, que será en verano del año 2024. El texto normativo se ha demorado, señalan, al endurecer el ministerio los criterios. Durante el período 2016-2019 el porcentaje de cultivos o instalaciones evaluadas -38.589 son exclusivamente agrarias y otras 1.143 con ganado-, cumplían con todos los puntos indicados. Por ejemplo, se coloca el foco sobre los períodos de abonado, la capacidad de almacenamiento, la recogida de estiércol o la proximidad a cursos de agua. La cifra bajaba hasta el 97 % en el caso del uso racional de los fertilizantes y la limitación del nitrógeno orgánico a 170 kilogramos por hectárea y año como estipula el Gobierno y la normativa autonómica. Mejora con el Botànic Lo cierto es que los exámenes han subido de forma notable, pues entre 2012 y 2015 solo se revisaron un 1 % de espacios. Cifra casi testimonial, que solo empezó a cambiar con la llegada del primer Botànic al frente de la Generalitat Valenciana. Pese a ello, sigue estando lejos de lo requerido por los controles de condicionalidad que marca la Política Agraria Común en el ámbito del medio ambiente, cambio climático y buenas condiciones agrícolas. En la Comunitat Valenciana la superficie de puntos que sobrepasan los límites de nitratos se ha incrementado un 35,91 % en el período 2016-2019, cifra que se dispara hasta un 56,2 % si las estimaciones se realizan respecto a la existente entre 2012 y 2015. También ha subido de forma notable, como recalca la documentación que el ministerio envía a Europa, la excreción de nitrógeno orgánico procedente de estiércol, especialmente de la cabaña porcina. En cualquier caso, desde el departamento que dirige Teresa Ribera se incide en que en el territorio valenciano ha habido una ligera tendencia a la reducción de las entradas de nitrógeno, al pasar de las 84.357,3 toneladas en el año 2000 a 65.564,1 toneladas en el año 2017. Pese a ello, el balance neto por hectárea es muy alto en relación con el de otras comunidades autónomas por su agricultura intensiva, y ha aumentado de los 56,7 kg/h del año 2000 a los 61,6 kg/h del año 2017. Un ligero repunte «En los últimos cuatro años se ha observado un ligero repunte en los excedentes de nitrógeno, que se espera que descienda considerablemente cuando empiecen a notarse los efectos de las medidas del programa de actuación asociadas a la notable ampliación de superficie de zonas vulnerables declaradas por la comunidad autónoma», apunta el último informe del cuatrienio 2016-2019. El mismo documento ministerial apunta que se carece de datos sobre los indicadores cuantitativos que evalúen el impacto de las medidas aplicadas con el Código de Buenas Prácticas Agrícolas, así como también de estudios del coste-eficacia sobre las zonas vulnerables valencianas. Temas
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.
Contacto Aviso legal Política de privacidad Política de Cookies