INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASLe informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Los daños del clima en los cultivos se disparan un 50% respecto a 2011

18/01/2022
En: abc.es
Digital
Dos años seguidos ha perdido Vicente Carmelo su cosecha de caqui por el pedrisco. En Alginet (Valencia), donde están sus cultivos, a las 'pedradas' se han unido lluvias torrenciales y fuertes vientos. «El clima está cada vez más loco», asegura el asociado de AVA Asaja. Según los datos de Agroseguro, las indemnizaciones por los daños meteorológicos en los cultivos y explotaciones ganaderas no paran de crecer. El último año han supuesto 722 millones de euros , muy lejos de los 482 millones que se registraron en 2011 . El incremento registrado al cierre del año pasado es de casi un 50% con respecto al mismo de la década anterior. No es una cifra puntual. Las lluvias torrenciales, las heladas tardías, las tormentas de granizo o las olas de calor han hecho que cuatro de los cinco últimos ejercicios (2017, 2018, 2020 y 2021) hayan acarreado las mayores indemnizaciones en 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados. Si en el lustro 2012-2016 la media de indemnizaciones se situó en 517 millones, la media de 2017-2021 se eleva a 661 millones. Una diferencia de 140 millones por año, y que solo se refiere a los terrenos asegurados. «Está claro que estos fenómenos que antes ocurrían con una frecuencia menor o similar, son mucho más virulentos y mucho más amplios », dice Sergio de Andrés Osorio, director del área de Producción y Comunicación de Agroseguro, para quien no hay duda de que detrás de la tendencia está el cambio climático . Si antes había tormentas de pedrisco que podían abarcar 20 kilómetros a la redonda ahora se extienden por más del doble. Lluvias torrenciales que se daban una vez por siglo, con 400 l/m2 en 24 horas, en los últimos años se han reproducido en diferentes puntos del país. Los investigadores del cambio climático insisten en la dificultad de atribuir un evento meteorológico concreto a la influencia del calentamiento global, pero también apuntan a que según se elevan las temperaturas medias crece el riesg o de que los eventos extremos se multipliquen y exacerben. «Hay años como 2017 con sequía, que dominaba, y otros años en los que se ve que se acumulan muchos eventos extremos de distinto tipo en diferentes puntos del país», apunta Margarita Ruiz Ramos, investigadora del Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Los agricultores ya están explorando soluciones, adaptando las cosechas al nuevo régimen estacional del clima o buscando variedades que sean más resistentes. Pero son los fenómenos extremos que aparecen en momentos inesperados los más difíciles de abordar, reconoce Ruiz Ramos. «Cuando la variabilidad es muy extrema, (estas estrategias) pueden fallar», explica. Hasta el año 2012, cuando a otros fenómenos adversos se añadió una grave sequía, ninguna de las compensaciones agropecuarias se habían elevado por encima de los 500 millones de euros. Ese año supusieron 732,7 millones, pero los siguientes ejercicios volvieron a quedar por debajo de ese umbral, hasta qu ellegó 2017. A partir de ese momento, todos los años han superado la cifra. Tres de los últimos cinco años han rebasado incluso los 700 millones . Las indemnizaciones agropecuarias del año pasado, las segundas más elevadas en los registros de Agroseguro, dan cuenta de ello. El 2021, que comenzó con una nevada histórica de la mano de Filomena , ha tenido una amplitud térmica inmensa . Se pasaron de los -25,2ºC registrados en Molina de Aragón tras la nevada, los -21º de Teruel o los -14º de la base aérea de Albacete a los 47º que se alcanzaron en agosto en la base aérea de Alcantarilla (Murcia), los 46,9º del aeropuerto de Córdoba o los 46,2º de Murcia. En el primer semestre del año llegaron tormentas de pedrisco , uno de los fenómenos que más daños causa en el campo junto con la sequía. «Antes empezaban en abril, mayo o junio y ahora hay hasta en el mes de enero» , asegura Osorio sobre el granizo. «Es otro indicativo. Al final todo esto repercute en que estemos en récord de indemnizaciones». En verano, el calor apretó en zonas donde no era frecuente superar los 40 grados. La ola de calor fue de récord. En diecisiete estaciones principales, la mayoría de ellas situadas en el centro y sur de la península, la temperatura máxima registrada durante el episodio constituyó la marca absoluta de temperatura. Un fenómeno que se suma a que los veranos duran cada vez más en España: según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en base a la media de temperaturas máximas, la época estival se ha alargado casi cinco semanas respecto a lo que era habitual a principios de los años 80. El verano, sobre todo, empieza antes, pero también acaba más tarde. Y, después, llega el otoño y las ya temidas depresiones aisladas de niveles altos, las ya populares DANA , y el riesgo de torrencialidad. «En el área mediterránea parece que hay cierta tendencia a la aridificación», dice Ruiz Ramos. «Pero quizá más significativo es cómo se reparte la precipitación , porque cuando aparece son más frecuentes los eventos más intensos y concentrados. Esto no es bueno para la agricultura», explica. Para frenar los daños, dice, es clave una buena adaptación estructural, que no depende solo del agricultor, como el almacenamiento del agua o mejoras en la canalización. Osorio confirma que las previsiones que manejan sobre los daños climáticos es al alza. «La tendencia es creciente. Eso no podemos negarlo». Y todo a pesar de que la superficie asegurada no ha sufrido grandes cambios en los últimos años, aunque sí está incrementando ligeramente el capital asegurado , por la transformación de cultivos. Coincide Ruiz Ramos. «Las proyecciones dicen que las condiciones meteorológicas que empiezan a ser frecuentes lo van a ser más , pero iremos desarrollando mecanismos para reducir los daños», dice. Por ahora, lo que parece evidente es que algunas variedades que eran óptimas en España «quizá comiencen a no ser las mismas». Los desastres naturales han hecho de 2021 uno de los años más costosos en cuanto a daños en todo el mundo. Inundaciones, huracanes o erupcions volcánicas han elevado las pérdidas a unos 245.000 millones de euros a nivel global , la cuarta cifra más alta registrada hasta ahora, según los datos de Munich Re, la compañía de reaseguros más grande del mundo. «Las imágenes de los desastres naturales en 2021 son inquietantes. La investigación climática confirma cada vez más que el clima extremo se ha vuelto más probable », apuntó Torsten Jeworrek, miembro de la junta directiva de Munich Re, durante la presentación de los datos hace unos días. De total de pérdidas, los bienes asegurados representan unos 105.000 millones de euros , una cifra solo superada por los 128.000 millones en daños registrados por 2017, un año 'negro' en el que azotaron los huracanes Harvey, Irma y María. En algunos casos, las aseguradoras han aumentado las tarifas que cobran como resultado de la creciente probabilidad de desastres y, en algunos lugares, han dejado de brindar cobertura . «Las sociedades necesitan adaptarse urgentemente a los crecientes riesgos climáticos y hacer de la protección del clima una prioridad», advirtió Jeworrek. Entre los eventos extremos acaecidos en 2021 que destaca el informe de la aseguradora, está la docena de tornados que arrasó seis estados en EE.UU. el pasado mes de diciembre, con vientos que llegaron a los 310 km/h, así como el huracán Ida y las heladas en Texas a principios de año, que representaron una porción inusualmente grande de las pérdidas, dijo Munich Re. En Europa, las lluvias provocadas por 'Bernd' el pasado mes de julio fueron las más altas en más de cien años, devastando el oeste de Alemania. Las inundaciones dejaron 220 muertos y causaron daños estimados en 46.000 millones de euros, de los que 11.000 millones estaban asegurados. Es el desastre natural más costoso en Alemania y Europa hasta la fecha, según el informe. La reaseguradora también destaca la erupción del Cumbre Vieja en la isla de La Palma, sin vinculación con el cambio climático. Entre septiembre y diciembre dejó 3.000 viviendas enterradas bajo la lava y las cenizas y unos 850 millones de euros de daños estimados.
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.
Contacto Aviso legal Política de privacidad Política de Cookies