INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASLe informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Ganaderos de leche en extinción

11/02/2019
En: elperiodicodearagon.com
Digital
Si se mantiene la tendencia de los últimos años, los ganaderos de leche serán pronto una especie en peligro de extinción. Al cierre del 2018, Aragón contaba con 53 explotaciones en activo, menos de la mitad que hace diez años, según los datos del Fondo Español de Garantía Agraria (Fegea). La caída más fuerte, no obstante, se produjo entre 1995 y 2005, cuando cientos de pequeñas granjas cerraron sus puertas debido a la falta de relevo generacional y la escasa rentabilidad del sector por los bajos precios. No en vano, se estima que a principios de la década de los 90 había en Aragón unos 500 ganaderos de vacas de leche. «Si esto sigue así, en diez años quedarán 20 y casi todas serán macroexplotaciones», subraya Santiago Serveto, que tiene 300 vacas de leche cerca de Tamarite de Litera. En efecto, las granjas que han protagonizado la caída son las más pequeñas, mientras que las que se han quedado han ido aumentando el número de cabezas. De hecho, a pesar del descenso de explotaciones la cifra de vacas de leche sigue siendo muy similar al de hace una década (se estima que hay unas 15.000 cabezas). «Cuando creces hay gastos fijos que se diluyen mucho, lo que te permite tener más rentabilidad», apunta Serveto. Así, la época en la que buena parte de los pueblos de Aragón contaba con una granja de leche ha pasado a mejor vida. El goteo se ha mantenido en los últimos años: si ahora hay 53 ganaderos, en enero del 2018 había 58 y a principios del 2015 un total de 70, según Fegea. La eliminación de las cuotas lácteas por parte de la Unión Europea en abril del 2015 liberalizó los mercados y provocó una caída de los precios debido, en buena parte, al aumento de la producción en el viejo continente. Con todo, las fuentes del sector subrayan que la razón principal del descenso de los precios que reciben los ganaderos es «la voracidad» de la gran distribución en España. «No paran de presionar a la baja; la industria reconoce incluso que pierde dinero con la leche porque la utiliza como producto reclamo para el cliente», lamenta José María Pont, que dirige Granja San José, la explotación más grande de la región. Este ganadero de Tamarite de Litera apunta que en los últimos cuatro años el litro de leche ha oscilado entre los 0,300 y los 0,330 euros, cuando los costes de producción rondan los 0,340 euros. «Tenemos precios de hace 40 años; si siguen saliendo los números es porque las granjas son más eficientes y manejan grandes volúmenes», subraya el presidente de la Cooperativa Láctea Altoaragón de Binéfar, José Antonio Rami, que denuncia que un litro de agua casi cuesta lo mismo que uno de leche. GRAN DISTRIBUCIÓN / «La industria se aprovecha de que tenemos un producto perecedero para comprarnos más barato», asegura Serveto, que también critica la importación de leche a bajo precio desde Francia. «Cuando tienen excedente lo prefieren vender aquí aunque sea casi regalado porque así no se reducen los precios en su país», lamenta. Otra de las razones que explican la caída de explotaciones son los planes de abandono puestos en marcha por el Gobierno entre 2005 y 2012, a los que se acogieron bastantes ganaderos. En definitiva, se ha producido un cóctel explosivo en un sector que, además, es «muy esclavo». «Pocos jóvenes quieren dedicarse a esto porque es un trabajo muy sacrificado y los rendimientos no son boyantes», explica Serveto, que apunta que cada vez más gente se quita las vacas de leche y se pone de cebo. Una situación que también se ha producido en España: solo en el 2017 se perdieron 1.800 explotaciones. Una nueva ley obliga a partir de este año a informar del origen de la leche en los tetra briks, una inciativa que la mayoría del sector cree que no ayudará a mejorar los precios.
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.
Fundación Bancaria Ibercaja está autorizada al uso de la marca "Ibercaja" por Ibercaja Banco S.A., que es titular de la misma.