INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASLe informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Reinventarse o morir: la encrucijada del olivar que amenaza 130.000 hectáreas de cultivos

23/06/2021
En: elmundo.es
Digital
Abrir panel de nuevas noticias CIENCIA-Y-SALUD Reinventarse o morir: la encrucijada del olivar que amenaza 130.000 hectáreas de cultivos SOL ACUÑA Enviar por email Comentar La diferencia en el coste hace irrentable y condena al abandono al Olivar Tradicional No Mecanizable, que supone un 22% del total de la producción. Olivar en el pueblo de Torreblascopedro Antonio Heredia "¿Qué es un olivo? Un olivo es un viejo, viejo, viejo y un niño con una rama en la frente" rezaba Rafael Alberti . Esos viejos a los que aludía el poeta tienen algunos más de 2000 años y conforman uno a uno las gotas que pintan de motitas verdes el mar de olivares de Andalucía. Los cerca de 166 millones de árboles que caracterizan su paisaje, hacen de España no sólo el productor del 50% de aceite de oliva a nivel mundial, sino también el epítome de cultura y gastronomía mediterránea que desde hace siglos ha caracterizado a los pueblos del sur. Sin embargo, esto no ha impedido que se haya visto sumergido en una grave crisis. Según el informe "Aproximación a los Costes del Cultivo del Olivo" , de la Asociación Española de Municipios del Olivo ( AEMO), el olivar tradicional supone el 71% de toda la tierra cultivada (más de 2,5 millones de hectáreas). Del total, 49% corresponde a olivar tradicional mecanizable y 22% a Olivar Tradicional No Mecanizable (OTNM). Sin embargo, a raíz de la desvalorización de este 'oro líquido', y la desarmonía entre los volúmenes de producción y de consumo, más de 130.000 hectáreas de OTNM, están en proceso de abandono. Esto es porque este tipo de cultivo se encuentra en pendientes con más de 20% de inclinación, por lo que no permite la utilización de maquinaria. Al ser su proceso enteramente manual, hace que su coste de producción sea más elevado que otro tipo de explotaciones. En concreto, más de 130.000 hectáreas (25%) se encuentran ya en proceso de abandono . Y según el informe Salvemos el buen aceite, más de 500.000 hectáreas podrían sufrir el mismo destino en el transcurso de la próxima década. "El coste de recolección por kilo de aceituna en nuestro olivar está entre 20 y 25 céntimos por kilo de aceituna; en un olivar intensivo lo hacen a 6 céntimos por kilo de aceituna. Esta es una de las razones por las cuales pueden peligrar", puntualiza Nuria Yañez , directora de Almazaras de la Subbética. Además del sistema del olivar tradicional (mecanizable y no mecanizable) existen otros tipos de producción mecanizada que coexiste con el formato artesanal: el sistema de olivar intensivo , el cual consta de olivos jóvenes con densidades entre 200 y 600 árboles por hectárea, con una esperanza de vida cerca de los 40 años, y el sistema superintensivo , el cual consta de hileras de olivos muy jóvenes, con una esperanza de vida entre 12 y 14 años, con los que se consiguen densidades de entre 1000 y 2000 árboles por hectárea. Un grupo de turistas realiza una visita guiada en un campo de olivos en Jaén Oleícola San Francisco "El olivar tradicional es totalmente necesario, imprescindible e insustituible" asegura Cristóbal Cano , secretario general de La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía ( UPA-Andalucía ). De las 2,5 millones de hectáreas de olivar para aceite en España, 350.000 son de súper intensivo y, para Cano, el volumen de producción y las cualidades del olivar tradicional "son imprescindibles para satisfacer las necesidades de los mercados", ya que las variedades no son las mismas que en otras formas de cultivo. "Las variedades de oliva de producción superintensiva necesitan un porcentaje de aceite tradicional para mantenerse en el tiempo. La demanda creciente jamás se va a poder abastecer exclusivamente a base del cultivo de intensivo o superintensivo", puntualiza. Independientemente de las fluctuaciones del mercado , las características intrínsecas del OTNM hacen que este nunca pueda competir con el intensivo o superintensivo , por lo que su crisis podría ser perenne, y el abandono, irrefutable. La consecuencia que esto supone no sólo refleja el abandono de la producción, sino también de los municipios rurales, con el precio que esto supone para el equilibrio de los ecosistemas y las variedades autóctonas. "El olivar es nuestro patrimonio paisajístico y la variedad picudo es nuestro patrimonio cultural. Nosotros mantenemos las cubiertas vegetales", asegura Yánez. Además de los varietales autóctonos que utiliza el OTNM que fomentan la protección de estas especies y de las cuales se extraen aceites únicos y exclusivos, este tipo de cultivo tradicional es también una fuente de empleo y una barrera contra la desertificación. Además, el OTNM absorbe cerca de un millón de toneladas de CO2 al día. ¿Cuanto vale el 'oro'? Una botella vierte aceite de oliva en un cuenco El Mundo España es un país mundialmente conocido por su producción centenaria -y milenaria- vinícola y oleícola. Son miles de generaciones de agricultores de "bosque y raza" -como decía el poeta Antonio Machado - cuya tradición y saber hacer artesanal de las variedades autóctonas aportan un valor añadido que no poseen otros aceites. Para Paula Lopes , directora de Calidad en Deoleo, esto no es baladí, ya que el aceite es "mucho más" que un simple producto. "Es es el ADN de España y por sus variedades autóctonas, debería ser utilizado también para promover el oleoturismo, ya que aquí se encuentra una labor de siglo tras siglo. Es una pena que sea mirado como un olivar cualquiera", se lamenta. Sin embargo, su exclusividad, lejos de reflejarse en el groso de la comercialización, refracta los múltiples factores de su abandono constante. "Si queremos competir en el mismo mercado de aceites a granel y aceites indiferenciados nunca vamos a ser rentables", espeta Cano. Y añade: "Los olivareros tienen que hacer sus deberes y hacer la diferenciación, trasladándole al consumidor lo que hay detrás del aceite de oliva que compran". Para Cano no se trata sólo de que el valor añadido del producto provenga de la exclusividad de su materia prima, sino también de la gestión del territorio y el fortalecimiento del tejido social y laboral en el mundo rural. Algo que en la provincia de Jaén -la cual "triplica la producción italiana"-, es crucial. La diferenciación de los aceites de oliva no convencionales Esto lo sabe muy bien Manuel Jiménez, d irector de Producción de Oleícola San Francisco . Jiménez ha logrado hacer prosperar su fábrica de la misma manera en la que lo hacen los árboles que se doblan para sobrevivir zonas de ventisca: adaptándose. Este agricultor, miembro de la segunda generación del negocio familiar, asegura que cuando su padre compró la fábrica ésta estaba obsoleta. "Empezamos a ver que fabricar aceite y venderlo a granel era cada vez menos negocio, entonces nos tuvimos que parar a pensar en qué hacer para seguir vivos y no cerrar, por eso empezamos haciendo aceites de alta gama y vendiéndolos en botellas. Así activamos la comercialización del envasado", narra. A partir de ese acierto comenzaron a ofrecer visitas a la fábrica y a los campos, con lo que ha conseguido convertirse en un epicentro del oleoturismo de Jaén. Situados en el municipio jienense de Begíjar , en tiempos pre pandémicos a sus puertas llegaban hasta 8.000 personas al año. "Casi tres veces más que la población entera del pueblo", asegura. Y, aunque la crisis ha lastrado al sector durante años, Jiménez asegura que lo que le ha salvado han sido las visitas turísticas que también se traducen en compradores directos de sus aceites gourmet. "Además, nuestro canal de distribución no está centrado en el típico de los grandes hipermercados", puntualiza. José y Manuel Jiménez, dueños de Oleícola San Francisco Oleícola San Francisco Si bien para Jiménez, este formato compuesto de explotación del olivar tradicional "no necesariamente es la solución mágica" para todas las familias españolas de pequeños agricultores, para Yáñez es fundamental fomentar la economía de estos cultivos, de manera que aseguren aceites de calidad exclusiva, así como la cultura y prosperidad de estos medios rurales. " ¡ Que se valore al agricultor que es sostenible ! ", señala. " ¡ Que se premie a aquel trabaja y que conserva el suelo, la flora, la fauna y las variedades autóctonas ! , subraya. Para Cano, el cielo es el límite, ya que en el año de pandemia las ventas aumentaron en un 14% . "Del total de grasas que se consumen en el mundo el aceite no constituye ni un 3% y hemos crecido en exportaciones. Tenemos un sector con un potencial enorme, pero este debe ser compartide, no puede ser pasto de las malas prácticas comerciales", sentencia. Como el presagio de la paloma que trajo una rama de olivo en el pico para anunciar el fin del diluvio a Noé, el levantamiento de los aranceles de Estados Unidos y la alta demanda del producto han calmado las aguas turbias del mercado oléico. Ese nuevo sol ha permitido la estabilización de gran parte del sector, y de paso ha culminado con la presentación de la candidatura para que el "mar de olivos" de Jaén (66 millones de árboles) forme parte de la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco . "El olivar es el pegamento que ha fijado a la población a nuestros pueblos", afirma Cano. Y en ese relato milenario, todavía quedan muchas páginas en blanco para ser rellenadas por las 300.000 familias agricultoras de OTNM de nuestros tiempos. Eso, siempre y cuando el consumidor conozca el verdadero valor de ese 'oro' que nace de sus tierras. Conforme a los criterios de The Trust Project
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.
Contacto Aviso legal Política de privacidad Política de Cookies