INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASLe informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


La importación europea de productos agrícolas propulsa la deforestación tropical

14/04/2021
En: lavanguardia.com
Digital
La importación europea de productos agrícolas propulsa la deforestación tropical Informe de WWF Más del 80% de la soja consumida en Europa se utiliza para la alimentación animal Imagen de WWF Barcelona 14/04/2021 06:00 La importación europea de soja, aceite de palma y carne de vacuno, entre otros productos procedentes de América del Sur y el sudeste asiático, es uno de los factores que está detrás de la deforestación tropical. El modelo de alimentación y consumo imperante en la UE es uno de los principales causantes de esta deforestación y de las emisiones asociadas. Así lo revela un informe de WWF. Dos tercios de la deforestación se relacionan con tres materia primas importadas: soja, aceite de palma y vacuno.  Los productos agrícolas importados por la UE están implicados en la deforestación de muy distinta manera. Más del 80% de la soja consumida en Europa se utiliza para la alimentación animal. Así, pues, abrimos la selva, y cultivamos soja que se importa para alimentar el ganado con el que producimos también carne también de manera industrial... Y pr otra parte, el aceite de palma se usa ampliamente en la fabricación de muchos productos, como margarina, lápiz de labios, galletas, velas, chocolate, detergentes para ropa o biocombustibles. El informe de WWF revela que en 2017 (último año del que se disponen datos) la UE fue, después de China, el segundo mayor causante de deforestación asociada al comercio internacional, con un total de 203.000 hectáreas y 116 millones de toneladas de CO. Además, entre 2005 y 2017, las economías más grandes de la UE (Alemania, Italia, España, el Reino Unido, los Países Bajos, Francia, Bélgica y Polonia) fueron responsables del 80% de la deforestación generada en la UE a través de la importación y el consumo de productos agrarios vinculados con la destrucción de los ecosistemas. La selva amazónica, el mayor pulmón del planeta, debe ser protegido contra la deforestación Getty Este análisis de WWF sitúa a España a la cabeza de los países europeos que generan un mayor impacto, solo por detrás de Alemania e Italia. En total, las importaciones españolas de materias primas agrarias procedentes de los trópicos han provocado la destrucción de 32.900 ha al año de bosques y otros ecosistemas. Fronteras agrícolas Las importaciones de la UE están relacionadas con haciendas y producciones agropecuarias ubicadas en las llamadas fronteras agrícolas, es decir en lugares donde las tierras de cultivo, plantaciones y pastos están en expansión y en un avance que va en detrimento de los ecosistemas naturales sensibles. El informe considera probados los vínculos estrechos que hay entre el tipo de productos que consume la UE, particularmente de soja y carne de vacuno, y los enclaves que han sido identificados como lugares críticos por la amenaza de la deforestación. Todo esto ha sido señalado en un informe sobre la deforestación de WWF centrado en El Cerrado y la Amazonia de Brasil así como en El Chaco en Argentina y Paraguay). En Sudamérica, el mayor los impactos del consumo de la UE se concentran en el Cerrado, donde las importaciones tanto de soja como de carne han impulsado la conversión a gran escala. También es probable que este mismo proceso de  destrucción pueda causar la deforestación en otras regiones, en particular por la obtención de cacao en el oeste África, África central e Indonesia, y el aceite de palma en Indonesia, Malasia y Papúa Nueva Guinea. Entre 2005 y 2017, el 80% grueso de la deforestación relacionada con las importaciones de la UE giraron en torno a las importaciones de soja (31%), el aceite de palma (24%), y la carne de vacuno (10%), la madera (8%), cacao (6%) y café (5%). En 2017, el ranking cambia, y el aceite de palma (42%) supera a la soja (17%), seguido de productos de madera (9%), café (9%), cacao (8%) y carne de vacuno (5%). En el período 2005-2017, la región tropical con un mayor grado de deforestación incorporada a estas importaciones de la UE fue Brasil (30%), seguía de Indonesia (22%), Argentina (10%) y Paraguay (8%). Entre 2005 y 2013, el viejo continente causó más deforestación que cualquier otro país mediante la importación de productos y mercancías agrícolas; si bien en 2014 fue superado por China.  Entre 2005-2017, las importaciones de la UE causaron 3,5 millones hectáreas de deforestación (con una emisión asociada de 1.807 millones toneladas de CO), Esta cifra equivale al 40% de las emisiones anuales globales de la UE. Aunque la deforestación asociada con sus importaciones cayó constantemente alrededor del 40% entre 2005 y 2017, se estima que la UE fue responsable del 16% de la deforestación asociada con comercio en 2017, por un total de 203.000 hectáreas y 116 millones de toneladas de CO2. Los mercados globales están ejerciendo una presión cada vez mayor sobre las áreas intactas de bosque tropical y otros ecosistemas en todo e mundo, y sitúan nuevas fronteras en esta transformación de los suelos. La presión de los mercados Otra conclusión clave del informe es que la demanda europea de estos productos también está provocando la destrucción de otros ecosistemas no forestales como pastizales y humedales. El informe establece vínculos claros entre el consumo de la UE, en particular de soja y carne de vacuno, y la conversión de paisajes de pastizales, como los "puntos críticos de deforestación" del Cerrado en Brasil y el Chaco en Argentina y Paraguay Evitar que entre en los mercados  productos que hayan contribuido a la destrucción de la naturaleza WWF pide a la Comisión Europea que utilice la información de este estudio para presentar una propuesta legislativa sólida y eficaz que permita abordar urgentemente y de manera integral la huella de la UE en los bosques y otros ecosistemas como pastizales, sabanas y humedales. Para la organización, esta nueva ley debería evitar que entre en los mercados europeos cualquier producto que haya contribuido a la destrucción de la naturaleza, ya sea "legal" o ilegalmente, o a violaciones de los derechos humanos. Lee también Lo que comes causa deforestación Antonio Cerrillo Más verdura y menos carne para salvar el clima La ONU alerta: salvar la Tierra exige poner a dieta al ser humano ANTONIO CERRILLO El informe apunta que abordar el problema no solo es responsabilidad de los países donde se da la deforestación tropical y conversión de ecosistemas, sino que exige la colaboración de los países que promueven este consumo insostenible. A costa de los sistemas naturales En todo el mundo, ecosistemas naturales como bosques, pastizales, humedales y las sabanas continúan siendo destruidas en un ritmo alarmante. Esto contribuye al cambio climático, y la pérdida de la biodiversidad y de los servicios que brinda la naturaleza. La expansión de la agricultura en las regiones tropicales sigue siendo la mayor amenaza para los bosques y es el causante de la transformación de unos 5 millones de hectáreas al año entre 2005 y 2017. El informe identifica 24 "frentes de deforestación" en zonas tropicales y subtropicales donde se perdieron más 43 millones de hectáreas de bosque entre 2004 y 2017, una superficie equivalente a la suma de Alemania, Bélgica y Holanda. En 2020, cerca de 1,2 millones de personas se unieron a la consulta pública de la UE sobre deforestación a través de la campaña #NoTeComasElBosque (#Together4Forests) liderada por oenegés como WWF para exigir una legislación fuerte y ambiciosa que aborde la huella de la UE en los bosques y otros ecosistemas.  Esta consulta consiguió la mayor participación de la historia de la UE en temas medioambientales. Ahora depende de las instituciones europeas elaborar la ley que los ciudadanos han pedido. La oenegé está siguiendo de cerca el desarrollo legislativo y recientemente publicó sus peticiones.  Para esta organización, es fundamental que esta nueva ley garantice que los productos y materias primas que han contribuido -o corren el riesgo de contribuir- a la deforestación y/o conversión de otros ecosistemas no forestales, no lleguen al mercado de la UE. Además, dicha ley también debe garantizar que se respeten los derechos humanos e introducir requisitos obligatorios que deben cumplir tanto las empresas como el sector financiero, así como garantizar la trazabilidad de los productos básicos y la transparencia de la cadena de suministro. Paralelamente, "es fundamental que la UE refuerce su cooperación con los países productores para apoyar los esfuerzos globales para poner fin a la deforestación, la destrucción de la naturaleza y las violaciones de los derechos humanos", dice WWF. Enrique Segovia, director de conservación de WWF España, afirma: "En todo el mundo, la deforestación y la conversión de ecosistemas están alimentando la crisis climática y de biodiversidad, destruyendo los medios de vida y amenazando nuestra salud. En este momento, la UE es parte del problema, pero con la legislación adecuada podríamos ser parte de la solución". Leer comentarios
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.
Contacto Aviso legal Política de privacidad Política de Cookies