INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADASLe informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Heraldo del campo: Un arca para salvar la oliva de Caspe de la mano de Slow Food

25/05/2021
En: heraldo.es
Digital
Heraldo del campo alimentación Un arca para salvar la oliva de Caspe Esta variedad local de aceituna ha sido integrada en el Arca del Gusto del movimiento Slow Food, un catálogo internacional de alimentos tradicionales en peligro de extinción. NOTICIA Las olivas Caspe cuentan con el sello C'alial desde 2007. Slow Food Es de tamaño grande, forma ovalada pero un tanto asimétrica, color verde intenso y "extraordinario sabor". La oliva caspe es una variedad local cultivada por un puñado de productores en el Bajo Aragón-Caspe . Pese a su reconocida calidad -cuenta con el sello C'alial del Gobierno de Aragón desde 2007-, se trata de una aceituna en peligro de extinción, dada su menor rentabilidad frente a otras variedades. Para lograr preservarla, acaba de ser admitida en el Arca del Gusto de Slow Food, un catálogo internacional de alimentos tradicionales en riesgo de desaparecer por la creciente globalización e industrialización del mercado. "La oliva caspe está en peligro porque en el mercado se están vendiendo otras olivas con un aliño similar como si fueran ellas y eso hace que el consumidor no reciba un producto de la calidad que tiene que ser y que el agricultor no reciba el precio que debería tener la oliva caspe. Su cultivo no produce tanto rendimiento como otras variedades y por eso se están arrancando muchos olivos ", comenta Concha Molina, productora de conservas vegetales, aceitunas y encurtidos junto a su hermana Antonia en la empresa familiar De Molina, fundada por su padre en 1954. Por ello, y aunque el cultivo del olivo está muy extendido en la zona, actualmente la variedad caspe representa solo el 5% del total. Para tratar de evitar que se sigan arrancando olivos y poder salvar la aceituna caspolina, las hermanas Molina, socias del movimiento Slow Food, decidieron impulsar los trámites necesarios para integrarla en el Arca del Gusto, algo que ya habían conseguido con la alcaparra de Ballobar, de las que son las únicas recolectoras. "Slow Food protege estos cultivos y una manera de consumirlos, los da a conocer a cocineros que están implicados con los productos de kilómetro 0, e incluso a los propios consumidores. Es una alegría que hayan incluido la oliva caspe, porque así la vamos a proteger un poco y a hacer que se diferencie de cara al consumidor ", explica Concha. Orígenes Con el objetivo de lograr esa diferenciación, tanto las hermanas Molina como otros productores de oliva caspe llevan tiempo trabajando en obtener la Denominación de Origen Protegida . Ya en 2017, la Asociación de Agricultores de Caspe se reunió con el Ayuntamiento de la localidad para promover un escrito conjunto dirigido a la DPZ solicitando la DOP. La Diputación aprobó en 2018 una moción de apoyo a esta causa y actualmente se encuentra en trámites en la DGA . La historia de esta tradicional oliva de Caspe se remonta a unos cuantos años atrás. "Hace tiempo, en esta localidad había empresas de Andalucía que venían a buscarnos para complementar su catálogo de olivas. Una vez, se trajo un chito de un olivo sevillano y se injertó en la variedad empeltre . Ese olivo desarrolló unas características diferentes a las de Andalucía y, aunque al principio se llamó oliva sevillana, al final, como era muy nuestra, conseguimos que se llamara caspe", recuerda Concha Molina. Ella y su hermana Antonia la elaboran de manera natural, aderezándola con agua, sal y hierbas aromáticas como el hinojo, y dejándola fermentar tres meses. Sus olivas caspe, además de otros encurtidos y productos como patés, deshidratados o borraja agridulce en vinagre, pueden encontrarse en tiendas aragonesas como La Alacena de Aragón o Lasca Negra, en Zaragoza , o en webs como www.compartearagon.es, y pronto estrenarán página propia. "Y, si no, nos llaman por teléfono y los enviamos a cualquier parte. Tenemos hasta un cliente australiano que nos conoció por Slow Food buscando alcaparras. Hasta Australia vamos a llegar. Es genial" , concluye Concha Molina. Más información
Fundación Bancaria Ibercaja C.I.F. G-50000652.
Inscrita en el Registro de Fundaciones del Mº de Educación, Cultura y Deporte con el nº 1689.
Domicilio social: Joaquín Costa, 13. 50001 Zaragoza.
Contacto Aviso legal Política de privacidad Política de Cookies